• Cómo elegir la mejor copa para cada vino

    Cómo elegir la mejor copa para cada vino

    post-tipo-copas

    Cómo elegir la mejor copa para cada vino



    Nada realza más la nobleza de un Malbec, un Cabernet o un Champagne, que la nitidez y la pureza de una buena copa. Su forma, su naturaleza y su volumen influyen enormemente en nuestras sensaciones.

    Un mismo vino servido en copas diferentes brinda sabores y aromas distintos. Es cierto que ningún vino de mala calidad se convierte en Grand Cru, por más que se lo sirva en una copa de cristal. Pero seguramente un buen vino se potencie en la copa indicada. Por eso la diferencia es mucho mayor en los tintos que en los blancos.

    La copa ideal debe ser lisa y transparente, con el borde fino y ligero (no redondeado), un tallo alto para poder sostenerla y un cuerpo largo con una boca más pequeña para poder apreciar bien los aromas. La mejor copa, según algunos expertos , es la que tiene forma de huevo porque concentra los aromas y evita las salpicaduras cuando se hace girar el vino o cuando se inclina para ver el color.

     

    Por regla general, para los vinos blancos se usa una copa más pequeña que la recomendada para los tintos; para el champagne e incluir: los vinos espumantes, la copa flauta (alta y estrecha) porque permite que las burbujas suban hasta el borde y para los tintos el copón sin ningún tipo de ornamentación.

     

    TIPOS DE COPAS

       

    De vinos tintos. Conocidas como Burdeos o Borgoña, estas copas son lo suficientemente grandes como para llenar sólo la tercera parte que es la cantidad perfecta para apreciar el vino. Antes, eran algo más pequeñas que las de agua pero ahora se impuso la gran copa o copón.

     

    De vinos blancos. Tienen el pie más largo para evitar que al sostenerlas se caliente la bebida con el calor de la mano. Son algo más pequeñas y estrechas que las de vino tinto y deben llenarse menos de la mitad para mantener al vino frío.

     

    Flauta de champagne. Alta, de cuerpo largo y aflautado, y corta de pie. Es la más tradicional y bella para el vino espumante. Su gran profundidad y poco diámetro hacen que las burbujas duren mucho más tiempo en la copa.

       

    De vermouth. Corta y de boca ancha, a medida que se acerca al pie su cuerpo se va estrechando. También es ideal para algunos cócteles.

     

    De oporto o de jerez. Ligeramente aflautada, de tamaño medio y pie corto, encausa el aroma del vino hasta la nariz. Se sirve hasta la mitad y también se usa para vinos dulces.

     

    De cogñac. Gran copa, de amplia cavidad y pie muy corto, diseñada para acomodarla en la mano y mantener templado su contenido. Se llena hasta un tercio de su capacidad.

       

    Para grapa o licores. Siempre pequeñas, de pie muy corto y escasa capacidad, se sirven hasta el borde, contrariamente a lo que se hace con el vino. Es una de la copas con más variantes en diseños y medidas.

     

    Fuente. http://goo.gl/PAf2IE

    Te invitamos a conocer Search – Mar del Sur y su gran variedad de copas para vino ¡perfectas para acompañar las cenas de este verano! http://www.mardelsur.cl/empresas/#searchimport

     
    Leave a reply →